Impactos

Impactos

El Conflicto Armado Interno significó una lucha violenta por el poder. El recurso de la violencia significó la muerte y persecución de muchas personas, el desplazamiento de miles de sus lugares de origen, la destrucción de mucho patrimonio y el dolor de los sobrevivientes.

Violaciones a derechos humanos durante el Conflicto Armado Interno:

Masacres: Las grandes matanzas son la manifestación violenta y masiva más extrema del Conflicto y marcan la memoria colectiva del mismo. Las fuerzas del Estado utilizaron como medida estratégica la eliminación masiva de aquellas personas sospechosas de participar o simpatizar con la guerrilla. Decenas de miles de personas, hombres, ancianos, mujeres, niñas y niños, fueron asesinados, especialmente entre 1981 y 1985.

El secuestro: El secuestro de una persona podía ser temporal pero en general el Estado la desaparecía para siempre. Los secuestros se iniciaron en 1966 cuando se capturó y desapareció a 32 personas, en su mayoría miembros del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT). La guerrilla también realizó secuestros de funcionarios públicos o empresarios para obtener dinero por su recompensa y publicar manifiestos en los medios de comunicación. En ocasiones asesinó a los secuestrados ante la negativa de aceptar sus exigencias consideradas como extorsión.

Desaparición forzada: Es una modalidad de secuestro y desaparición de las personas realizadas por las fuerzas de seguridad gubernamentales o por organizaciones de fachada, donde el Estado, supuesto detentador de la ley, actúa ilegalmente y niega toda información sobre la privación de la libertad del detenido. Las personas desaparecidas eran torturadas y sujetas a presiones de todo tipo para quebrar su voluntad y así obtener de ella información sobre su organización. Generalmente terminaba por ser eliminada en total secreto y anonimato.

Desplazamiento forzoso: Se estima que entre 500 mil y un millón y medio de guatemaltecos, en particular al inicio de los años ochenta, fueron forzados a huir de los lugares donde vivían, como consecuencia de los operativos militares que el Ejército hizo para combatir a la guerrilla y recuperar el control sobre la población civil en las áreas de conflicto. El desplazamiento fue temporal y permanente y se produjo hacia otros lugares del país menos afectados por la violencia o hacia el refugio en países vecinos, principalmente México.

Ejecuciones arbitrarias: La Comisión para el Esclarecimiento Histórico denominó así las muertes imputables a la guerrilla, realizadas de forma arbitraria porque no se recurrió a los procedimientos legales del Estado, sino se hizo por decisión de las autoridades guerrilleras. Ejecuciones cometidas contra personas ajenas al movimiento guerrillero, incluyendo población civil y particulares como los comisionados militares y los miembros de las Patrullas de Autodefensa Civil (PAC). También incluye ejecuciones contra miembros de la guerrilla.

Violencia contra las mujeres y niños: En el caso de las mujeres hay una violencia asociada a la creencia de que los hombres son superiores a las mujeres. Por esa idea en las guerras las mujeres resultan más vulnerables y sobresalen las violaciones sexuales contra ellas, además de la violencia física y la muerte en ocasiones. Se calcula que el 25% del total de violaciones de los derechos humanos en el conflicto fueron contra las mujeres. Por otro lado, en el Conflicto Armado Interno fueron comunes la tortura, la desaparición forzada, la violación sexual así como el asesinato de niñas y niños. Se calcula que el 18% de todas las violaciones de derechos humanos fueron cometidos contra niñas y niños.

(Tomado de: IIARS, “La historia reciente. Un libro de contenidos sobre el Conflicto Armado Interno en Guatemala” F&G Editores, Guatemala, 2015. Págs: 99, 100, 101; IIARS, “El Conflicto Armado Interno y la transformación de conflictos en Guatemala. Una caja de herramientas para su abordaje en el aula” F&G Editores, Guatemala, 2015. Págs.: 40, 41.)

3